Murió Dante Zavatarelli, el enorme periodista de los mil moños

 Su camino en la Oral Deportiva marcó una época. “Augurios de una tarde feliz” fue la frase que dejó en la historia del periodismo argentino. Fanático de Racing, falleció anoche a los 80 años

Dante Zavatarelli, un hombre de destacada trayectoria en los medios de comunicación que marcó una época en el periodismo deportivo, murió en la noche del lunes en la ciudad de Buenos Aires. Tenía 80 años.

Sus restos serán velados desde las 17, en la calle Tacuarí 470, hasta mañana a las 11, cuando serán trasladados al Crematorio del Cementerio de la Chacarita.

“Augurios de una tarde feliz” fue la frase que quedó inmortalizada, pegada al tímpano de cada hincha que llevaba su radio de bolsillo y sintonizaba la Oral Deportiva de Radio Rivadavia. Allí logró trabajar junto a José María Muñoz, Osvaldo Caffarelli, Horacio García Blanco, Enrique Macaya Márquez, Enzo Ardigó y Enrique Sacco, entre otros.

Zavatarelli, que nunca ocultó sus simpatías por Racing Club, fue uno de los periodistas que cubrió la final en la que la Academia venció 1-0 al Celtic de Escocia, en Montevideo, el 4 de noviembre de 1967, la primera Copa Intercontinental para Argentina, hace 50 años.

El hombre de la voz inconfundible había nacido el 6 de noviembre de 1937, era socio vitalicio del Círculo de Periodistas Deportivos y formó parte del Tribunal de Honor de esa institución. También había iniciado tres carreras universitarias sin finalizar ninguna y tenía el título de director técnico.

Socialista, alguna vez habló de su formación: “Lo poco que soy hoy, lo soy en razón de todo lo que he aprendido. Y he aprendido medicina, abogacía y sociología, porque en esas carreras tengo materias aprobadas. No me recibí porque nunca tuve hambre, la verdad es esa”.

La profesión, de la que nunca renegó, lo llevó a cubrir campeonatos Sudamericanos, Panamericanos y Mundiales de fútbol, hockey, patín carrera y básquetbol, y Juegos Olímpicos.

Conocido también por utilizar un pequeño moño, alguna vez contó: “Yo lo uso desde el secundario. Un día casi renuncié a un canal porque me dijeron que me pusiera corbata. Ojo, no es ningún fundamentalismo tonto, pero soy así desde que era así de chiquitito. ¿Cómo lo ves? La vida es un poco así, ¿no?”.

En los últimos tiempos se dedicó a la enseñanza del periodismo en diversas entidades afines.