(esp) Enrique Ortego, la primera firma de ‘Marca’ que demanda a Unidad Editorial por su despido

La matriz italiana de Unidad Editorial, RCS Media Group, se propuso desde hace un tiempo poner fin a los constantes números rojos que acechaban el Grupo con sede en Avenida de San Luis. El ERE llevado a cabo en mayo de 2016 fue sólo la punta del iceberg de un proceso de recortes y contención del gasto en el que los trabajadores han sido los principales perjudicados. Los últimos en sufrir las consecuencias han sido algunas de las firmas con mayor renombre del diario, una plantilla de colaboradores externos (muchos de ellos históricos) que RCS quiere reducir cuanto antes. Sin embargo, parece que los primeros despidos de este tipo no van a terminar de manera precisamente amistosa.

Al menos en el caso de Enrique Ortego que ha demandado a Unidad Editorial tras cesar su relación profesional el pasado diciembre, según adelanta El Confidencial Digital. Lo haría además bajo las acusaciones de haber figurado como falso autónomo en Marca, a pesar de trabajar como un profesional más de la plantilla. La realidad es que esa figura del faso autónomo es una fórmula a menudo habitual en los medios de comunicación, que pretenden de esta manera no contraer obligaciones de ningún tipo con estos trabajadores, aunque desarrollen la labor normal de un redactor en nómina.

Las informaciones relativas al despido de colaboradores apuntan a que RCS habría impuesto el reducir hasta en un 30% este grupo de trabajadores. Una medida que afecta a todas las publicaciones de Unidad Editorial incluidas sus cabeceras El Mundo, Marca o Expansión, entre otras. Los primeros en salir en diciembre de este listado en el diario deportivo fueron Enrique Ortego, Marcos López y Rafa Guerrera.

Mientras que los dos últimos se despidieron con pena de los lectores de Marca, Enrique Ortego ha decidido ahora demandar a Unidad Editorial ante lo que considera un despido improcedente. El colaborador de Mediapro (beIN Sports o GOL) y de Onda Cero (El Transistor o Radioestadio) asegura que tiene pruebas de haber trabajado como falso autónomo, mientras que el grupo de la Avenida de San Luis alegaría que Enrique Ortego es simplemente un freelance que no tenía ese tipo de relación con Marca.

Así las cosas y ante el silencio que imponen públicamente tanto Unidad Editorial como Enrique Ortegol, el litigio del periodista con Marca se resolverá finalmente en los tribunales. Por tanto, será la justicia la que pueda sentar un precedente en este tipo de despidos, por desgracia, a veces numerosos en los medios de comunicación.

Seguiremos Informando…