(uru) La mítica Radio Colonia, en serio riesgo de ser cerrada

MONTEVIDEO.- La cortina musical noticiosa, la voz nasal, profesional y con cada sílaba muy pronunciada, y el latiguillo clásico que anunciaba: “Hay más noticias para este boletín”. Fue una marca del periodismo rioplatense y más que una emisora del interior oriental, se convirtió en una radio de “dos países”.

Antes de que la tecnología permitiera escuchar en un teléfono radio del país más alejado del planeta, cuando el alcance de las antenas y la posición en el dial eran claves para llegar con el mensaje al mayor público oyente, Radio Colonia fue una voz de libertad que vencía las barreras de la censura.

En medio de un panorama incierto para muchos medios de comunicación del interior uruguayo, hoy Radio Colonia está en riesgo de seguir al aire, y aunque la dirección de la emisora se empeña en encontrar una salida, reconoce que el cierre es una posibilidad. Los trabajadores de la emisora salieron a exponer su preocupación por entender que la emisora tiene los días contados.

El actual responsable de la radio, Carlos Leguízamo, dijo a LA NACION que los trabajadores “se quedaron con la parte trágica de la conversación”, pero que no está decidido el cierre. Reconoció que “hay una situación financiera” compleja que se agravó en el verano, pero que es un problema que “afecta a muchos de los medios”.

En efecto, el gremio de trabajadores de periodismo y comunicación, la Asociación de la Prensa Uruguaya (APU), lanzó una advertencia a sus afiliados sobre la necesidad de defender puestos de trabajo ante los riesgos que se perciben en distintas empresas.

Leguízamo dijo que “la posibilidad de cerrar existe”, y puso ejemplos de emisoras tradicionales que desaparecieron, aunque aclaró que cuando habló con el personal de la radio esa fue “una posibilidad desde el punto de vista más pesimista”.

La radio tuvo tiempo atrás una posibilidad de relanzamiento por el interés del empresario argentino Daniel Hadad de incorporarla a su grupo de medios, pero eso no fue posible debido a las normas uruguayas sobre concesión de ondas.

Ahora, mientras la empresa busca una salida que le permita seguir al aire, la situación de Radio Colonia expone el drama que sufren muchos medios del Uruguay. En este caso, la emisora fue la que tuvo siempre la posibilidad de llegar a un espectro mucho más amplio que el de una ciudad chica del país oriental. Su llegada a Buenos Aires siempre tuvo buena audiencia.

“La gente te decía que pongas Radio Colonia porque es la única que te dice la verdad”, le recordó Mirtha Legrand en uno de sus clásicos almuerzos televisados al locutor y periodista correntino José Ariel Cairone (1931-2009), más conocido como “Ariel Delgado”.

Ese hombre fue el de la voz más conocida de un lado y otro del Río de la Plata, por su particular lectura de informaciones, y el latiguillo “hay más noticias para este boletín”, que terminó siendo una expresión repetida por gente que ni conoció ni escuchó al locutor Ariel Delgado.

CW1 Radio Colonia nació en la histórica Colonia del Sacramento en 1933 en los 550 KHz de la amplitud modulada aunque con el nombre de Radio Popular. Siete años después tomaría el nombre que le dio potencia en dos países.

Con el espacio en el dial y su antena, la programación se escucha muy bien en la Capital, la provincia de Buenos Aires, y ciudades de Entre Ríos, Santa Fe y Córdoba. Por eso sus programas y sus noticieros contemplaron siempre la situación uruguaya y también la argentina.

En distintas etapas históricas, cuando las autoridades imponían censuras o restricciones, la emisora ganó protagonismo porque podía comentar desde territorio uruguayo informaciones que no se escuchaban en las radios porteñas. Eso fue clave durante el período de “la Revolución Argentina”.

En los años 60 y 70, la popularidad y el rating de Radio Colonia iban de la mano y en ascenso. Hace tres años, este diario informó que “el empresario Daniel Hadad compró la radio a los herederos de Gustavo ‘Andy’ Deutsch, ex dueño de LAPA, muerto en septiembre pasado al estrellarse su avión en Nordelta”. Durante más de dos años, Hadad había intentado convencer a Deutsch para que le transfiriera la emisora, pero sin éxito.

El proyecto de Hadad era que la radio siguiera “siendo un puente entre la Argentina y Uruguay, y un puntal de la libertad informativa”. El plan comprendía un relanzamiento para principios de 2016, pero con “cambios que comenzarían a verse gradualmente” con la incorporación de “voces de periodistas jóvenes uruguayos y argentinos”.

Eso fue denunciado por una organización de “derecho a la información” y “participación ciudadana”, dado que un extranjero no puede tener ondas de medios audiovisuales, y tras la intervención de la reguladora estatal de servicios de comunicación, el plan quedó trunco.

La emisora se ha mantenido con una programación que refleja su perfil histórico, pero la baja de ingresos amenaza su balance y generó retraso en pago de salarios. Luego de la reunión con las autoridades de la radio, el personal quedó convencido de que el final está cerca. Por su parte, la dirección se maneja con el lema de que mientras hay vida, hay esperanza.