(arg) Periodista agredida por adherentes a “Chabay”

Una periodista del Multimedio Nuevo Diario-LV11 sufrió ayer un salvaje ataque y violencia por parte de adherentes al exintendente de La Banda, Héctor “Chabay” Ruiz, durante una visita realizada por este a la feria de vendedores ambulantes, ubicada en Besares entre Belgrano y Lavalle, en la ciudad de La Banda.

Como suele suceder habitualmente y en el marco del Estado de derecho que rige la vida en democracia y la protección de las libertades individuales, la cronista se dirigió hasta Besares y Garay para conversar con los puesteros que se encontraban allí, como se hizo muchas otras veces.

En ese marco divisó la presencia de Ruiz, quien se encontraba recorriendo el lugar, acompañado de un grupo de personas con consignas como “Chabay 2018”.

Lee también: “No debemos volver a estas prácticas desterradas”
El solo hecho de tomar una fotografía en el lugar motivó que las personas que acompañaban a Ruiz arremetieran contra la periodista y comenzaran a interrogarla respecto de qué hacía en el lugar, quién la mandaba, por qué había sacado la fotografía, al tiempo que iban rodeándola y gritándole que se fuera, caso contrario, la pasaría mal.

El revuelo que generó la situación motivó la presencia de personal policial de la Comisaría Seccional 13ª, mientras Ruiz se alejaba de la zona advertido de lo que había sucedido.

La intimidación, el maltrato y las amenazas recibidas por la periodista, que se había identificado ante sus agresores como miembro del equipo periodístico del Multimedio, motivó la posterior denuncia en sede policial sobre el hecho ocurrido.

“Te vas de aquí o te puede ir peor”

Tras percatarse del accionar de la periodista de Nuevo Diario, en inmediaciones del lugar de ventas ambulantes de Besares y Garay, y ante la presencia del exintendente de La Banda, Héctor “Chabay” Ruiz y sus dirigentes, una mujer se acercó de forma agresiva y se desarrolló el siguiente diálogo:
— ¿A quién le mandas mensajes y por qué sacas fotos?
— ND: ¿Disculpe?
— Te veo que sacas fotos y no tienes por qué hacerlo.
— ND: Pero todos lo están haciendo, ¿por qué yo no podría?
— Por que no sé a quién le mandas, ni de dónde sos, no te conozco, ¿quién te manda?
— ND: Perdón, ¿usted quién es? Este es un objeto personal (celular).
— Soy dirigente de “Chabay” y no puedes estar aquí.
— ND: Pero yo estoy realizando mi trabajo, soy periodista de Nuevo Diario.
— Igual te tienes que ir, no estás autorizada para sacarle fotos.
— ND: Disculpe, pero es mi trabajo y este es un espacio público, donde está circulando una persona pública como él y además otras personas también le sacan fotos.
— No sé qué quieres ni quién te manda, pero más vale que te vayas o te puede ir peor.
Luego de dicho diálogo se desencadenaron una serie de agresiones verbales simultáneas por parte de un grupo de adherentes, entre hombres y mujeres.