(sk) Asesinan al periodista eslovaco Jan Kuciak mientras investigaba a la mafia italiana

Los asesinos sabían lo que hacían. Una sola bala segó la vida del periodista eslovaco Jan Kuciak y otra, la de su prometida Marina Kusnirova, en la casa que habían adquirido cerca de Bratislava. La policía, que los encontró el 25 de febrero, dijo que había sido obra de uno o más sicarios y dejó entrever que el móvil de este crimen estaba relacionado con las historias que investigaba el reportero de 27 años.

Lo cierto es que Kuciak había estado trabajando con el Proyecto Periodístico sobre la Delincuencia Organizada y la Corrupción (Occrp), el Centro Checo de Periodismo de Investigación (Ccij) y el Proyecto de Informes de Investigación de Italia (Irpi) sobre una peligrosa pista: la infiltración en Eslovaquia de la mafia italiana conocida como ‘Ndrangheta, uno de los grupos criminales más poderosos y temibles del mundo.

“La ‘Ndrangheta ocupa una posición dominante en el mercado de la cocaína en Europa y está involucrada en muchos otros ámbitos criminales, incluido el tráfico de armas, fraude, manipulación de licitaciones públicas, corrupción, intimidación, extorsión y delitos ambientales”, según reportaba en 2013 , la sección de Europol dedicada al seguimiento del crimen organizado en Italia.

Debido a que Kuciak y sus colegas no habían terminado la historia, OCCRP y la revista en la que trabajaba, Aktuality.sk, aún no la habían publicado. En el momento de su asesinato, continuaba recopilando registros sobre personajes considerados por la policía italiana como extremadamente peligrosos.

Pero después del asesinato, la información sobre el tema de su informe salió a la luz pública. Hoy, último día de febrero, OCCRP y Aktuality.sk y otros medios aliados publican la historia incompleta de Kuciak, para dejar claro que no hay manera de silenciarlos y para minimizar el peligro de los reporteros que han trabajado en ello.

Pasado tormentoso
Todo comenzó con lo que podía ser considerado un dato curioso: el primer ministro de Eslovaquia, Robert Fico, contrató como asistente Maria Troskova (27), quien al parecer no tenía experiencia política pero sí en el mundo del modelaje, pues había sido concursante del Miss Universo y había aparecido en algunas revistas. El departamento de prensa se había negado a publicar una descripción de su trabajo, a aclarar su posición en el Gobierno o decir si obtuvo algún privilegio de seguridad.

Pero al seguir el hilo de la historia, el equipo investigador se encontró con que la mujer solía ser socia comercial de Antonino Vadala, un italiano de 42 años, que ahora vive en Eslovaquia y posee una red de empresas agrícolas en el este del país.

Unos años antes, Troskova se había aliado junto a Vadala, como cofundadora y copropietaria de una compañía eslovaca llamada GIA Management, la cual está registrada como parte de un amplio espectro de negocios, que incluyen bienes raíces, construcción, empaques y fotografía. Ella abandonó la empresa poco menos de un año después de fundada.

Pero Vadala resultó ser algo más que un inmigrante emprendedor.

Madre Calabria
En marzo de 2017, la fiscalía Antimafia en la región italiana de Calabria, junto con la unidad antidrogas de la Guardia Fiscal de Catanzaro, lanzó varias órdenes de arresto después de una larga investigación.

Bajo el nombre código “Gerry” (utilizando por el apodo de uno de los corredores de drogas que apareció en uno de los mensajes de texto), la policía estaba investigando la cocaína traficada por un cártel de cinco familias de la ‘Ndrangheta, desde América Latina hacia Italia.

En la investigación, que todavía está en curso, se menciona a Antonino Vadala como un nuevo potencial corredor de cocaína para la ruta, pues los anteriores habían sido atrapados en una redada de drogas.

Pero entonces, los periodistas descubrieron que sus lazos con el grupo mafioso eran aún más antiguos.

Comenzaban en un lugar pintoresco, en el mismo pie de la bota de Italia y la ciudad natal de Antonino Vadala, Bova Marina. Aquí transcurrió la primera parte de su vida, antes de emigrar a Eslovaquia junto a otros miembros de su familia.

Esta ciudad no es conocida solo por su belleza. Es el hogar del clan Vadala, una notoria familia ‘Ndrangheta que, de acuerdo con los registros judiciales, ha sido responsable de al menos 25 asesinatos mientras controlaba el comercio de cocaína y disfrutaba de vínculos directos con un cartel de droga colombiano.

El clan está dirigido por Domenico Vadala, con quien Antonino Vadala no tiene ninguna relación familiar cercana.

Fue allí donde, hace dieciséis años, la policía italiana por primera vez vinculó a Antonio Vadala con la ‘Ndrangheta al descubrir que había sido cómplice en el ocultamiento de un fugitivo de otro clan: el Libri-Zindato. Aunque a menudo se ve como un solo grupo del crimen organizado, los ‘Ndrangheta son de hecho una red de clanes repartidos por todo el sur del país.

En 2001, las escuchas policiales entre Antonino Vadala y un jefe de Libri-Zindato llamado Francesco Zindato revelaron cómo ambos discutían arreglos logísticos para esconder al narcotraficante fugitivo, que más tarde se descubrió que también era un asesino.

Se emitió una orden de arresto contra Vadala, junto con otros 12 hombres acusados ​​de delitos que van desde el narcotráfico, el robo y la extorsión hasta la posesión ilegal de armas.

Algunos de los hombres fueron detenidos, condenados por sus crímenes y sentenciados a prisión. Pero, después de haberse mudado a Eslovaquia, Vadala escapó al arresto y los cargos contra él fueron retirados.

Un famoso asesinato
El fugitivo que Vadala ayudó a ocultar fue un narcotraficante llamado Domenico “Mico” Ventura. Sería detenido como parte de una investigación policial sobre la ‘Ndrangheta, pero escapó y se escondió en Bova Marina.

Ventura se hizo famoso años más tarde por un video que se filtró a la policía militar de Carabinieri en 2012. En la imagen se veía cómo disparaba a sangre fría a otro miembro del clan, en una casa rural. El arma que escogió, una escopeta de cañones recortados llamada lupara, está típicamente asociada con los asesinatos de la mafia. Fue sentenciado a cadena perpetua.

En otras escuchas policiales tomadas como parte de la misma investigación, se escucha a Zindato cuando le pide a Vadala acompañar a Roma a dos de los hombres más confiables del jefe para “castigar” (físicamente) a un desconocido que había “dañado el clan”.

“Está claro que los que tomaron parte de ese viaje tenían que estar fuertemente afiliados con los intereses y actividades del clan“, escribió el juez. Los registros no muestran si realmente se hizo el viaje.

Los reporteros seguían recopilando información adicional sobre Vadala, así como sobre el papel de Troskova, en su caso, como el vínculo entre él y la oficina del Primer Ministro, cuando Jan Kuciak fue asesinado.

El abogado de Vadala no hizo ningún comentario sobre esta historia cuando los periodistas la contactaron en noviembre.

Dimisiones en Eslovaquia
De acuerdo con información de EFE , tanto Troskova como el secretario del Consejo de Seguridad del Estado, Viliam Jasan, habían dimitido mientras avanza la investigación y denunciaron ser víctimas de una lucha política contra el Primer Ministro.

Los dos principales partidos de la oposición parlamentaria han exigido hoy a Fico que destituya, antes del próximo martes, al ministro de Interior, Robert Kalinak, y al director de la Policía, Tibor Gaspar, para no poner en peligro la investigación.

Gaspar informó hoy que aún no se sabe cuándo se produjo el asesinato y que se han interrogado a más de 20 personas, realizado tres inspecciones domiciliarias, requisado 160 gramos de pervitín (metanfetamina) así como munición y armas cortas.

El jefe policial dijo que considera la posibilidad de que el arma hubiera sido detonada por un drogadicto.

Una manifestación de cientos de personas ha recorrido hoy las calles de Bratislava, pese a las bajísimas temperaturas, coreando eslóganes como “No queremos vivir en un país mafioso“, reportó la agencia española de noticias.

El ministro de Cultura y Medios de Comunicación, Marek Madaric, dijo sentirse “incapaz” de seguir en el Ejecutivo. “Durante mi cargo como ministro de Cultura ha sido asesinado un periodista y soy incapaz de encajar esto, es muy frustrante y me ha impactado mucho”, expresó el correligionario socialdemócrata de Fico.

El Primer Ministro, que ofreció ayer una recompensa de un millón de euros a quien dé pistas que lleven al autor del doble asesinato, reconoció que la salida de Madaric es una “manifestación de cultura política y un gesto de solidaridad con el colectivo de los periodistas”.

En el pasado, Fico ha lanzado ataques contra los medios y en 2016 llegó a calificar de “sucias prostitutas antieslovacas” a los periodistas que denunciaban presuntos casos de corrupción que afectaban a su Gobierno.

La muerte de Kuciak ha causado conmoción dentro y fuera del país centroeuropeo, con mensajes de denuncia de organizaciones como el Parlamento Europeo, la Osce, Reporteros sin Fronteras, la Federación Europea de Periodistas y la Federación Internacional de Periodistas, entre otros.

La directora general de la ONU para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), Audrey Azoulay, ha pedido hoy a las autoridades de Eslovaquia que abran una investigación sobre el asesinato de Kuciak.

Este trabajo fue publicado originalmente en Occrp bajo el título: La modelo, la mafia y los asesinos. Esta versión en español es parte del esfuerzo para hacer que se conozca la historia que otros trataron silenciar y evitar que estos terribles asesinatos queden impunes.