(esp) Un miembro del CAC pide investigar a TV3 por difundir datos personales de LLarena y su mujer

TV3 no para de estar en el centro de la polémica. La cadena pública catalana emitía este lunes en su programa Tout es mou un reportaje sobre el juez Pablo Llarena que ofrecía información muy personal de su entorno y especialmente de la mujer del magistrado. Datos como su lugar de trabajo o de empadronamiento eran mostrados a la audiencia sin ningún tipo de filtros, algo que en opinión de muchos ha sobrepasado los límites legales del derecho a informar y vulneraría a todas luces la intimidad de Llarena y su círculo cercano.

El reportaje no ha pasado ni mucho menos desapercibido para la opinión pública que ha denunciado su contenido al igual que lo ha hecho a primera hora de esta mañana Daniel Sirera, uno de los miembros del Consejo Audiovisual de Cataluña (CAC). Sirera ha intervenido en Herrera en COPE para mostrar su rechazo a este trabajo de TV3 que ha considerado “impropio de emisión en una televisión pública”. El consejero ha confirmado que ya ha pedido la apertura de una investigación al respecto dentro del CAC, aunque ha mostrado su pesimismo acerca de que el recurso salga adelante.

CONSULTA EL REPORTAJE COMPLETO DE TV3

En este sentido el consejero Sirera ha dejado caer de manera velada la imparcialidad que se vive dentro del CAC, un organismo que debería velar por la regulación de los medios en Cataluña pero que cuenta con un marcado carácter de apoyo al nacionalismo liderado por su controvertido presidente, Roger Loppacher. Sin embargo, la neutralidad inicial del CAC se pone en duda cuando el propio Loppacher acude y se deja ver por actos donde se muestra rechazo por los llamados presos políticos del procés.

Así las cosas Daniel Sirera ha desvelado que en muchas votaciones del CAC se ha encontrado solo en sus posturas y las investigaciones reclamadas no han salido adelante. Esto pasa en gran parte por el voto de calidad del presidente y por las posturas independentistas del resto de miembros del Consejo. Para Sirera “la televisión pública no puede servir para que otros actúen” en referencia a la exaltación de la violencia que se vive en las calles de Cataluña. El consejero y abogado cree bastante probable que se haya vulnerado la ley y apuntado que seguirá trabajando por terminar con estas prácticas que en los últimos meses, por desgracia, se han convertido en una constante en TV3.