(arg) LA RADIO CUMPLE AÑOS

El oyente es el principal destinatario por quien la radio dedica su vida y todo el esfuerzo que comunicar conlleva. Es decir, un trabajo con mucho placer.

Por Adalberto Balduino
Especial para El Litoral

“Los locos de la azotea” eran locos creativos por ser perseverantes en la búsqueda de esa nueva experiencia que había trabajado denodadamente en Europa, Guillermo Marconi, para que Buenos Aires pueda concretar esa radio que revolucionaba todo lo conocido. Enrique Telémaco Susini, Luis Romero Carranza, Miguel Mugica y César Guerrico, todos estudiantes de Medicina, eran los “locos” que andaban por los techos a fin de instalar una buena antena que les asegure una mejor irradiación, sin importar las alturas. Susini había rescatado de Europa todos los estudios tendientes a instalar una radio, que lo logra en 1920 con una transmisión histórica desde el Teatro El Coliseo de la porteña capital argentina.
Por si fuera poco, a través de ella fue posible sintonizar, el 14 de septiembre de 1923, en directo desde el Madison Square Garden de Nueva York, la pelea sostenida por los boxeadores Firpo-Dempsey.
Corrientes no estuvo ajena al feliz advenimiento, y en 1923 emite por primera vez la radiodifusora LA1 de Corrientes, emplazada en San Juan y Carlos Pellegrini, gracias a dos adelantados: Manuel Viladesau y Antonio Soler. Felizmente, como la vida, todo evoluciona, todo mejora. Pues, un 5 de enero de 1934, se concreta LT7 Radio Provincia de Corrientes, marcando la continuidad de ese sueño con que arremetieron “Los locos de la azotea”. Por supuesto, existían nombres de empeño como Ernesto Curtis, Rufino Alzugaray y Benjamín Galantini que lo hicieron posible, afincándose como lugar físico en el edificio de la vieja Estación del Económico, por San Martín entre Chacabuco y Roca. Por corresponder entonces como filial de LR3 Radio Belgrano un proyecto llevado a cabo por la misma, le permitió disponer de un edificio construido expresamente para alojar una radio, que a partir del año 1942 fija domicilio en calle Ayacucho 2.482. En paralelo al advenimiento de las radios en el país, surgió la necesidad de constituir la Sociedad Argentina de Locutores (SAL), cuya primera reunión tuvo lugar en la redacción de la revista Antena de Julio Korn, en Avenida Corrientes 830, de Buenos Aires. Esto recién pudo fundarse el 3 de julio de 1950, cuyo precursor fue Roberto Galán en conjunto con otros provenientes de las radios que forjaron una buena parte de la historia de la radiofonía argentina: Radio Prieto, Radio del Pueblo, Radio Argentina, Radio Antártida, Radio Belgrano, Radio El Mundo, Radio Splendid, Radio Excelsior, Radio Rivadavia, etc.
El gran despegue de LT7 Radio Corrientes se produce el 28 de abril de 1958, cuando el señor Jorge Félix Gómez, con visión renovadora, deja inaugurada su gestión como licenciatario habilitando el nuevo edificio construido al efecto, emblema de medio, en calle La Rioja 743. Parte de la experiencia desarrollada desde los albores de la historia radial en Corrientes permitió catapultarla con nuevas instalaciones, nueva tecnología, nueva filosofía empresarial de gran calidad profesional. Siempre muy cerca del oyente, renovándose permanentemente, con artistas y voces que se ganaron la predilección del público, marcando en la región un estilo con brillante sello correntino, ganándose el mercado por derecho propio.
A propósito, grandes voces, que nutrieron el éter con sus cotidianos programas y que pasaron por allí, lograron descollar luego en calificadas radios de Buenos Aires como Rubén “Tito” Marincioni, Oscar Barrientos, Oscar “Cacho” Galantini, Carlos Larry, Carlos Herrera, Alfredo Capará, habiendo sido pioneros los hermanos Roberto y “Cheche” Monzón, Miguel Rodolfo Fernández Volpe, todos correntinos.
LT7 Radio Corrientes siguió creciendo cuando sumó a su gran historial, amén de la AM 900, la FM 95.3. Siempre que transpongo los pasillos, los estudios, habitan en mi recuerdo esos grandes maestros del decir. Mencionar a cada uno tal vez nos obligue incurrir en el olvido de otros tan meritorios. Los excelentes guitarristas estables de la emisora que acompañaron a todos los artistas en diversidad de géneros y repertorios. El público siempre muy cerca, animando el vivo de los programas estelares en su estudio mayor. Cruzarnos con artistas como Julio Sosa, deportistas, políticos, empresarios, docentes, gente común, saliendo de esa mítica caja de sueños donde también el radioteatro, alguna vez, acercó a Fernando Siro y a otros tantos.
La radio es un mojón que anticipa marcando el terreno, porque a partir de allí surge la cultura con música, historias, testimonios vivos y dinámicos, potenciando esa tierra hasta entonces de nadie. Con ella la memoria crece, avanza y protagoniza. El compartir es la esencia para que nadie esté solo, con esa avanzada que es una onda de radio que recorre los cielos marcando de esperanza a todos y cada uno.
Cuando me aproximo a LT7 Radio Corrientes es como persignarme, sé que allí en La Rioja 743, cuando traspaso la puerta de entrada, desde los estudios surgirán grandes brazos cálidos, tendidos, dándome la bienvenida y comprometiéndome a que no se trata de hablar por hablar, sino es mucho más simple, pero mucho más serio: que la certeza tenga calidez, que la humildad demuela la soberbia. Han pasado 60 años o, mejor dicho, se cumplen el próximo 28 de abril.
Si bien marca una edad, para LT7 Radio Corrientes es recomenzar otro tramo feliz de su historia como hasta ahora y, por supuesto, mucho mejor.