(global) A&E PONE AL AIRE “FRONTERAS PELIGROSAS LATINOAMÉRICA”

La nueva serie sumergirá a los espectadores a que conozcan los puntos limítrofes más convulsionados de Sudamérica para que vivan la tensión, acción y el drama de las fronteras en América Latina. Estrena el martes 1 de mayo a las 21.

A&E estrenará para toda Latinoamérica el martes 1° de mayo en horario estelar, y en un doble episodio estreno, la nueva producción original “Fronteras peligrosas Latinoamérica”, un spin-off “Fronteras peligrosas”, y que sumerge a los espectadores en las distintas fronteras y aduanas entre países de América Latina, para que experimenten en primera mano el desafío y el drama que por el que pasan diariamente los oficiales de frontera, sobre todo en la lucha contra el narcotráfico, lavado de dinero y tráfico de armas y personas.

En esta oportunidad, A&E presentará las fronteras peligrosas de América Latina, región que hoy en día llega a casi 18.000 ciudades de frontera, y donde se verán algunos de los 35.000 kilómetros de fronteras que delimitan los territorios de Colombia, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Chile, Argentina, Perú, Ecuador, Paraguay y Brasil.

Esta primera temporada, coproducida por A+E Networks con Omava producciones, tiene ocho capítulos y llevará a los espectadores a que conozcan en profundidad los puntos limítrofes más convulsionados de Sudamérica, como la frontera entre Colombia y Venezuela; el puente internacional Rumichaca que une Colombia con Ecuador; la “Triple Frontera” entre Paraguay, Brasil y Argentina; la desértica frontera entre Chile y Bolivia, entre otros.

El crecimiento exponencial de estas ciudades se debe al intercambio comercial o ilegal, aunque en la mayoría de los casos están vinculados a las economías invisibles, contrabando de mercancías y animales exóticos, narcóticos, tráfico de personas destinadas a la explotación sexual o la esclavitud. En cada una de estas ciudades de frontera existen miles de historias de gente que arriesga algo de su capital. Otros, son empleados por organizaciones delictivas para ser parte del contrabando a gran escala. Desde policías, gendarmes, a oficiales de Aduana, combaten sin descanso a los que pretenden vulnerar la ley.