(rd) Muerte de periodista y su hijastra en carretera Sosúa ¿Accidente o suicidio?

Sosúa, Puerto Plata.-Las autoridades policiales y judiciales tratan de determinar si en verdad fue un accidente de tránsito lo que ocurrió en las primeras horas de la mañana de hoy en el tramo carretero Cabarete-Sosua, con un saldo de dos personas muertas y otras 24 heridas.

En este hecho perdieron la vida un periodista y su hijastra, una estudiante universitaria, quien fue denunciado por alegadamente secuestrar a dicha joven en el municipio de Gaspar Hernández, en la provincia Espaillat.

Las víctimas fueron Buenaventura Arias (Nino), de 45 años de edad y Jazmín Rodríguez, de 18. Ambos viajaban en la Jepeeta Honda CRV, placa numero G399186, propiedad del comunicador, cuando impactaron de frente y de forma violenta contra un autobús de color amarillo, placa numero F1068162, propiedad de la empresa turística Lifestyle.

El autobús es utilizado para transportar los empleados que laboran en una propiedad que la misma posee en el distrito de Cabarete, del municipio de Sosua, en Puerto Plata.

Este accidente ocurrió a eso de las 8:00 de la mañana en el tramo carretero, próximo a la entrada del sector Bombita en Sosua, lo que provocó un gran taponamiento en la vía por la aglomeración de curiosos que trataban de conocer sobre lo ocurrido.

Nino Arias, como también era conocido Buenaventura, regenteaba la emisora Sonido Alegre FM y la empresa de televisión por el circuito de cable del mismo nombre en el municipio de Gaspar Hernández.

La joven Rodríguez, hijastra de Nino, era hija de su esposa Dalkiris Mejía, con la cual hace unas semanas inició un proceso de divorcio y según dijeron parientes cercanos éste, se mostraba deprimido y ansioso al saber que estaba a punto de separarse definitivamente de su compañera de hogar.

Las personas que resultaron heridas en este accidente fueron atendidas en diferentes centros de salud de Gaspar Hernández, Cabarete y Sosua; varias de estas fueron curadas y despachadas, mientras otras fueron dejadas ingresadas debido a los fuertes golpes que recibieron.

 

Secuestro. Según se reveló, Belkis Rodríguez, la tía de la joven fallecida, había denunciado en el destacamento de la Policía y por ante el fiscalizador de dicho municipio, Genaro Arvelo, que Nino Arias había secuestrado a su pariente, desconociendo que momentos antes se había producido este accidente que le costo la vida a ambos.

De esto también tenía conocimiento la madre de la occisa, la cual reside en los Estados Unidos, quien había sido advertida por Arias que “te voy a dar por donde mas te duele”, en caso de que persistiera en seguir con el proceso de divorcio, lo que fue confirmado por el fiscalizador Arvelo, quien pese a estar en audiencia permitió que los periodistas tuvieran acceso a la denuncia manuscrita que realizó la Policía Nacional en Gaspar Hernández en torno a esta denuncia secuestro.

Se dio a conocer que el periodista Nino Arias montó a su hijastra en su vehículo cuando la misma se disponía a ir a la universidad en la provincia Espaillat (Moca), incluso su teléfono móvil se mantuvo todo el tiempo apagado, según dijeron sus familiares que en varias ocasiones trataron de comunicarse con ella.

Al lado del cuerpo de la joven fueron encontrados varios útiles escolares que esta utilizaría e la universidad, a la que nunca llego.
Parientes cercanos de ambas víctimas no descartan que se trató de un suicido provocado por el periodista Arias, ya que el choque entre ambos vehículos se produjo de frente y a una gran velocidad que este último desarrolló en su Jepeeta, lo que deberá ser esclarecido por los investigadores de este caso.

La empresa Lifestyle lamentó la ocurrencia de este trágico accidente que dejó como saldo dos personas muertas, a la vez que ofreció sus condolencias a los familiares de las víctimas.

En nota de prensa entregada a los periodistas señala que las personas afectadas, incluyendo personal del Grupo Lifestyle, fueron trasladadas de inmediato a centros de salud de Cabarete y Sosua donde la mayoría de ellos fueron atendidos y despachados, mientras otros permanecen en observación médica.