El vicecanciller de Nicaragua justificó la censura a los medios de prensa durante la crisis en el país

En entrevista con Voz de América, el vicecanciller de Nicaragua, Valdrack Jaentschke, justificó que el gobierno censurara a medios durante las protestas que detonaron la crisis que atraviesa el país desde abril. Además, admitió también que la policía usó la fuerza, pero para hacer frente “a la violencia” de los manifestantes.

“En Nicaragua nosotros hemos logrado restaurar la paz y la tranquilidad a partir de 15 de junio”, aseguró Jaentschke refiriéndose a lo que calificó como un intento de “golpe de estado violento” contra el gobierno de Daniel Ortega.

Con respecto a las cifras, el vicecanciller expuso que 198 personas han muerto desde el inicio de los disturbios, hasta el último recuento oficial a mediados de septiembre, y ya ha aumentado el número. Entre esas cifras hay cinco estudiantes universitarios, indicó.

“Una víctima es demasiado por razones política. No debe de suceder. Pero esa responsabilidad de esas víctimas está sobre quienes impulsaron, financiaron y manipularon a la población”, aseguró.

Sobre los detenidos, fue enfático en asegurar que en Nicaragua “no hay presos políticos”, pero afirmó que hay 200 personas detenidas relacionadas a hechos de violencia y que están puestas en manos de la justicia nicaragüense.

Las últimas víctimas de este conflicto se registraron el pasado 23 de septiembre, cuando la marcha llamada “Somos la voz de los presos políticos” arrojara un muerto y varias personas -incluyendo a tres periodistas- luego de que supuestos simpatizantes sandinistas coludidos con la Policía Nacional dispararan a los manifestantes en Managua.

Durante los disturbios, el Instituto Nicaragüense de Telecomunicaciones y Correos de Nicaragua, ordenó un corte de al menos cuatro canales de televisión.

Estas acciones, el vicecanciller las justificó porque estaban los medios estaban “informando mentiras. Decían que había ‘decenas de estudiantes muertos’ en las calles”.

Jaentschke​ expuso que en Nicaragua hay dos medios impresos principales y otros más pequeños “y ninguno de ellos es afín al gobierno”.

Señala a uno de esos medios de comunicación como la “punta de lanza” en los ataques con tras el gobierno de Ortega calificándolo de “ilegítimo” o “ilegal”. Afirmó que son los “responsables de la movilización de las personas manipuladas por la mentira”.

La tensión entre los medios de comunicación y el gobierno nicaragüense llevó a que el gerente de Canal 2 y Canal 10, Carlos Pastora, terminara refugiado en la embajada de Honduras en Managua a mediados de agosto.

Jaentschke también negó que del lado del gobierno de Ortega exista la figura de “paramilitares”. Afirmó lo que utilizaron fue “policías voluntarios” para levantar las barricadas formadas por los manifestantes.

“Estaban equipados de la misma manera y de la misma lógica jerárquica de la policía”, afirmó el vicecanciller. Según la versión del gobierno nicaragüense, el ataque con “armas de guerra de fuerte calibre” provino de los protestantes.

Un informe de Naciones Unidas publicado a finales de agosto, aseguraba que el gobierno de Nicaragua​ aplicó amplias medidas de represión que se extendieron de las calles a los tribunales.

El reporte de la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, en instó al ejecutivo Ortega a detener de inmediato la persecución a los manifestantes y a desarmar a los civiles enmascarados que fueron responsables de muchos de los asesinatos y detenciones arbitrarias.