Las locutoras colombianas brillaron en los ‘Óscar de la voz’


Los locutores de habla hispana ya salieron, literalmente, del clóset. Y fueron las mujeres latinas las que abrieron la puerta desde hace dos años, cuando en los Sovas se empezó a incluir la categoría en español para reconocer el talento de una profesión que, aunque se desarrolla hace varias décadas, apenas empieza a tomar  carácter y reconocimiento artístico en una industria predominantemente en inglés.

La primera colombiana en traer un galardón al país fue Adriana Serna, quien el año pasado ganó una estatuilla en la categoría ‘Outstanding comercial or Promo demo reel Best spanish Voice Over’, premio al que se postuló con una producción realizada por la compañía Demon Demos, de la uruguaya Simone Fojgiel y el puertoriqueño Antonio Fornaris. Este año, la locutora, que cuenta con una trayectoria en el medio de casi 30 años, repitió honores en la categoría Outstanding Commercial Demo Reel.

Este año se sumaron a la lista de ganadoras Daniela Sierra, con dos estatuillas en las categorías Audiobook Narration y Outstanding Narration demo reel y Juana Plata en la categoría Outstanding Promo Demo reel. Además de ellas, las colombianas Valentina Vanegas y Camila Peroni también estuvieron nominadas.

Estas grandes voces latinas, que escuchamos a diario en comerciales de radio y televisión, audiolibros, doblajes, etc., están ganando un amplio terreno en el mercado estadounidense. Así lo manifestó Camila Peroni, la primera mujer en identificar oficialmente a la aerolínea Avianca, al compartir las cifras mencionadas por la voice over mexicana Sylvia Villagrán en el marco académico de los premios, la conferencia That’s Voice Over.

Según las estadísticas presentadas allí, el 51% de la riqueza en Estados Unidos, en personas de menos de 30 años de edad, está en hispanoparlantes. También se señaló un gasto anual en publicidad en español de 92 billones de dólares.

Es por esta razón que la presencia latina se siente cada vez más en este certamen. Por parte de México, el país que junto con Colombia “exporta más calidad en talento hispano” según Peroni, ganaron las reconocidas locutoras Verónica López Treviño y Rona Fletcher. Mientras que Rubén Raffo de Perú, Fabián Toro de Ecuador y Rossi Amador de Argentina ganaron en otras categorías.

¿Qué significan estos premios para la industria latina de los Voice Overs?

Las ganadoras y nominadas opinaron acerca de cómo perciben los retos que ya está enfrentando el medio en materia de tarifas, cualificación de los procesos de grabación y del talento. Según Peroni, “vivimos un momento histórico en la locución, porque ahora más que nunca estamos percibiendo la inmensa necesidad de autorregularnos y estandarizar lo técnico y tarifario del medio”.

Esto resulta bastante importante considerando que cada vez son más las plataformas que ofrecen servicios de locución hasta por 5 dólares o locutores que por desconocimiento cobran tarifas por debajo de lo que paga el mercado. Por eso en los últimos años ha habido un florecimiento de coaches de voz, congresos, cursos, festivales y centros de enseñanza que buscan ‘profesionalizar’ el trabajo. Es el caso de conferencias como Voice Over Atlanta, Worl Voices (Wovo), el Congreso de la Voz Voice Masters y el Festival Iberoamericano de la Voz y el Voice Over Talent Viva VOz que realizará su primera edición en junio del próximo año en Bogotá.

Dado que la locución se desarrolla cada vez más de manera remota, desde el closet en casa –si se hace más artesanalmente-, o desde una habitación acondicionada acústicamente como Home Studio, que es lo propio, surge una competencia feroz, dado que hoy en día es más fácil acceder a las herramientas básicas de grabación. Se ha popularizado el uso de micrófonos vía USB que se conectan directamente a la computadora y que no necesitan mucha inversión, se encuentran en el mercado desde 400.000. También aparatos que simulan el tratamiento acústico mínimo que se pueden conseguir desde 700.000 como el kaotika eyyeball.

¿Qué futuro le espera a la locución hispana?

Si bien es cierto que cada vez salen a la luz diversos programas que buscan reemplazar la voz humana desde poderosas plataformas como Adobe o Google, varios locutores creen que jamás se reemplazará la capacidad de interpretar emociones verdaderas y conectar con la audiencia, que es el trabajo artístico y más complejo del voice over.

Según Juana Plata, “el reto es mantener y elevar los estándares de calidad en español a nivel global para que los talentos se eduquen y sean conscientes de las tarifas apropiadas para cada proyecto y no regalen su trabajo”. Coincide con su opinión Peroni quien agrega que “cada vez se buscan más especialidades en la voz o elementos de diferenciación -infantil, animación, tiempos de respuesta, promo, narración, call centers, acentos y un sinnúmero de cualidades únicas para cada voz”-, por lo cual hay muchas posibilidades para todos los que ejercen esta profesión.

Las nominaciones y estatuillas que han traído al país las colombianas constituyen una verdadera oportunidad para que se siga visibilizando el trabajo de hombres y mujeres de gran trayectoria y talento que aún desconocen la existencia de estos certámenes.  Con seguridad el próximo año la lista de nominados y ganadores será mayor.