UN PERIODISTA CIEGO TIRADO EN EL PISO Y TÍTULOS CATÁSTROFE : COMO VIVIERON EL PAPELÓN LOS ENVIADOS EXTRANJEROS

Cuando la final de todos los tiempos se convirtió en la vergüenza de todos los tiempos, la noticia escaló a los principales sitios de noticias del mundo, deportivos y generalistas. El salvaje fútbol argentino ofreció su cara como nunca a la mirada extranjera: periodistas de Omán, Qatar, China, Emiratos Árabes y Suecia, por ejemplo, fueron parte de los 882 acreditados de 22 países que estuvieron en el Monumental ayer (y lo estarán hoy, presumiblemente) para intentar describir el River-Boca más importante de la historia. Ninguno de ellos habrá imaginado que la crónica dominante que llevarían adelante sería una mezcla entre lo policial y lo social, pero nunca futbolística.

“La hinchada de River da una violenta bienvenida al bus de Boca”, tituló en un primer momento de la tarde El País de España, que le dio al partido un lugar destacado en la portada de su versión digital. Y, tras los nuevos incidentes registrados fuera del estadio, informó que se suspendió el partido “por graves altercados”. “Lo que parecía apasionante desde el fanatismo genuino del hincha y del jeep del turista, el parque Kruger del fútbol, aplazó un día el comienzo de la final de la Copa Libertadores”, narra la crónica firmada por Andrés Burgo, que sufrió en su propio cuerpo la represión policial que en un momento apuntó a los hinchas que ingresaban a la tribuna Centenario. También la pasó mal Mani Djazmi, un periodista iraní ciego que vino a cubrir la final para la BBC de Londres, donde trabaja: antes de ingresar al estadio, cayó al piso después de una avalancha.

Fuente: La Nación