(ARG) Cómo será el programa de Cacho Fontana en Radio Nacional y a quién eligió para la primera entrevista

El locutor de 86 años volverá al aire el 4 de mayo, en medio de una ola de homenajes. Y trabajará con parte de su familia.

Cacho Fontana nunca imaginó una ola de homenajes tal como la que atraviesa. La semana pasada, en la puerta de Radio Nacional, colocaron una baldosa con su nombre (y otra dedicada a Héctor Larrea). Ya el año pasado había sido distinguido durante la gala de los Martín Fierro, en el Sheraton. Y en los últimos días recorrió decenas de programas de TV, entrevistado y mimado por conductores.

Ahora, a sus casi 87 años (los cumple el martes 23 de abril) dice tocar “el cielo con las manos”: desde Radio Nacional le ofrecieron un espacio. Y aceptó gustoso. Será su forma de “mantener el cerebro ágil” mientras se recupera en una clínica para la tercera edad (comparte estadía con su colega y amiga Pinky).

El ciclo de Norberto Palese (el verdadero nombre del locutor) será nocturno. Irá de 21 a 22 y se llamará Un cacho de Nacional (por AM 870, Nacional).

En el primer envío, habrá dos entrevistas de media hora. Los primeros entrevistados: Guillermo Francella y María Laura Santillán. El actor que hoy dirige la obra Perfectos desconocidos en el Metropolitan repasará su vida. En tanto, Santillán (que tiene ciclo propio en la emisora) le dará la bienvenida a la casa al hombre que se inició animando las noches del cabaret Chantecler, que luego pasó por El Mundo y Rivadavia y se hizo popular con el Fontana Show.

Con Antonella Fontana como productora (su hija) y la participación de su ex esposa Liliana Caldini, Cacho se sentirá “en familia” en su histórico regreso.

“Creo que gente de mi edad ya tiene que dar paso a las nuevas generaciones, como nos dieron lugar a nosotros. Aunque algo pequeño me gustaría hacer. De ilusión vivo. Pero debo tener prudencia”, le dijo Fontana a Clarín hace unos meses, entrevistado en la clínica palermitana donde se recupera.

Además de permitir que se mantenga activo, el programa logrará que cobre un sueldo y así pueda mejorar su situación económica actual. Hace unos días, ante las cámaras de Debo decir (América, domingos a las 22, el ciclo de Luis Novaresio) comentó que si no fuera por la ayuda que recibe “no tendría para comer”.

“Estimo que se necesitaría un plazo superior para equilibrar los tantos, yo si no tuviese el apoyo de Salvador (dueño de la clínica que lo alberga) no tengo qué comer. Así de fácil. Tengo una jubilación de la más baja. Esta es la verdad. La gente pensará que no sé qué hice yo con el dinero… Cuando tuve dinero compré una casa para mis hijas, para su futuro. En ese momento no se me dio para comprar un departamento para mí”.