Cruce entre radio y periodista de Artigas tras incidente en inauguración de la ruta 30

El periodista de Artigas Carlos Silva, de 60 años, denunció que fue despedido de la radio FM Viva 89.5 luego de haber firmado una carta en la que varios periodistas denunciaban haber sido agredidos por un guardia de Presidencia de la República en el incidente que protagonizaron con el ministro del Interior, Eduardo Bonomi.

Según la versión de Silva, las propietarias de la radio le cuestionaron haber firmado el documento. En la misiva, firmada por más de 13 trabajadores de los medios, Silva aseguró que un agente de seguridad lo “ordenó a callar, insultó y amenazó”.

En declaraciones a El Observador, Silva aseguró que el guarida le dijo que se callara porque estaba hablando el presidente, a lo que el periodista le preguntó por qué: “Porque yo soy el que te va a sacar del lazo de acá”, contestó el guardia según la versión de Silva.

El periodista artiguense contó que luego de conocerse la carta fue citado por las propietarias de la radio quienes, según su versión, manifestaron estar “muy molestas” con él y tras lo cual le dijeron que el informativo de la radio no continuaría emitiéndose. “Me sorprendió porque nunca nadie me cuestionó nada, yo estaba muy cómodo en la radio, nunca había tenido un reclamo”, señaló Silva.

La directora de la radio, María Simón, negó esta versión pero admitió  que hubo una reunión con Silva para conocer detalles del episodio con el custodia de Presidencia al tiempo que se le señaló desde la emisora que no querían que fuera “amarillista”. Según la visión de la radio, ante este planteo finalmente fue Silva quien decidió no dar ninguna explicación y renunciar al programa.

Ante esta versión el periodista mantuvo que fueron las propietarias del medio quienes decidieron dar de baja el informativo en el que trabajaba.

Silva, quien además es policía retirado, dijo que continuará trabajando en comunicación como lo venía haciendo, colaborando con otros medios locales. “Hace 30 años que estoy con los medios. Para mí es un pasatiempo”, agregó.

La carta que generó la disputa entre el periodista radial y la emisora en la que trabajaba fue firmada por comunicadores, camarógrafos y trabajadores de la comunicación en la ciudad de Artigas. Además de la denuncia de Silva, el cámara Santiago Focco aseguró que fue agredido por militantes frenteamplistas tras grabar la detención de trabajadores tabacaleros que se manifestaron en el acto y que tuvieron un forcejeo con el ministro del Interior. En tanto, el fotógrafo Augusto Negro dijo que su cámara fue golpeada por el mástil de una bandera del Frente Amplio. Asimismo cuestionaron el tono “burlesco” con el que el presidente Tabaré Vázquez declinó a contestar preguntas.

“En esta ocasión, al ser tratados con menosprecio y hasta violencia, vimos avasallado nuestro derecho a trabajar e informar libremente, atentando así contra el principal valor de la democracia; la libertad de expresión”, finalizó la misiva.

Fuente: el Observador